martes, 10 de julio de 2007

Un tio raro


Un tío raro. Creo que me puedo considerar así. Probablemente porque me gusta hacer cosas que a la mayoría de la sociedad le parecen estupideces o pérdidas de tiempo. El otro día me comentaba un compañero de trabajo que su mujer había visto el video de los 100km que está en la página de corricolari (¡famoso por accidente!) y pensaba que yo era un "friki". Hasta ahí nada raro, sin embargo el tono con el que se dice cambia la historia, y tengo que admitir que me molestó. No porque pertenezca a ese grupo de personas que se salen de lo normal sino porque hay gente que piensa que soy idiota.

Ayer leía el artículo de "wild runner" sobre los principios del corredor y la verdad es que coincidía en muchos, pero lo peor es que coincidía casi más en los de los ultracorredores. Pero, ¿qué daño hago yo a la gente si tengo esta afición?, ¿por qué piensan que soy estúpido por correr hasta mis límites?. Me he encontrado muy poca gente que comprenda el por qué de esto. Lo único que sé es que muchas noches me levantaría a las 3:00 am y me iría corriendo sin saber a donde. Hubo una temporada que lo hacía (me sorprendió lo mucho que se limpian las calles de Madrid por la noche), pero parece que era demasiado "raro" para ser bueno y haciendo estas cosas sólo consigues que te tachen de loco, así que acabó ganando la sociedad. Ahora salgo siempre antes de cenar y cumplo estríctamente las normas de lo que se supone que es hacer footing.
No digo que esté mal, pero no siento lo mismo, me siento encerrado. A lo mejor todos tienen razón y estoy loco o soy un estúpido pero siempre me he planteado por qué hay cosas que no se pueden hacer, como correr por la noche cuando te desvelas, o correr varias veces al día porque el cuerpo te lo pide, o intentar llegar a ciertos sitios a los que nunca pensaste llegar sin coche.

Acabo de terminar el libro de Dean Karnazes (que por cierto, ¡contesta a los mails!,es un tío grande) y como todo esto gira alrededor del por qué y no se me ocurre mejor manera de explicarlo, lo copio literalmente:

"Corro para ver hasta donde puedo llegar. Corro porque es mi modo de devolverle algo al mundo haciendo lo único que sé hacer bien. Corro porque nunca he sido un tío muy de coches. Corro porque me siento libre. Corro porque si no lo hiciera, estaría flojo y desanimado, y pasaría demasiado tiempo en el sofá. Corro para respirar aire fresco. Corro para explorar. corro para escapar de lo ordinario. Corro porque me mantiene humilde. Corro por llegar a la línea de meta habiendo saboreado el recorrido. Corro porque caminando se tarda mucho y quiero que me de tiempo a hacer muchas cosas en esta vida. Corro porque, después de que mis huellas se hayan borrado, quizá inspiraré a unos cuantos a rechazar el camino fácil, a machacar los caminos, a poner un pie delante del otro y a llegar a la misma conclusión a la que he llegado yo: corro porque siempre me lleva a donde quiero ir."

Amén.

8 comentarios:

wild runner dijo...

Gran párrafo el de Karnazes!!!

Yo en tu lugar me olvidaría del resto del mundo y haría lo que me pidiera el cuerpo, que a fin de cuentas es una de las razones de esta locura de correr.

Saludos de otro loco que también ha corrido a medianoche, lloviendo, con niebla, a cero grados ... y todo junto a veces!!!

Anónimo dijo...

Claro que si. Haz lo que te salga de donde tú quieras que te salga (por no poner haz lo que salga de los huevos...ups, lo he puesto). Yo también pasé la etapa de constricción social, en la que hacía lo que se suponía que alguien de mi edad/educación/condición/etc debía de hacer. Vaya mierda. Ahora hago lo que me apetece. Sea lo que sea (sin hacer daño ni molestar a nadie, claro está). Y no veas que bien sienta. Sea lo que sea. ¿Que debería estar casado , con niños, con barriga, trabajo estable - como Director, por supuesto - y escuchar a Shakira? Pues no. Estoy soltero de nuevo (aunque con chica otra vez), sin más niños que los de mis amigos, salgo con la bici, a correr, a nadar, hacer barrancos y a lo que me apetezca, me he montado mi propia empresa, y el 90% de la música que oigo es RAP. ¿Y? Pues que me mola y soy feliz.
Perdona la parrafada, pero es que me enciendo con los "deberías hacer".
Si quieres correr, corre. Si quieres correr de noche, corre de noche. Y si quieres correr 100 kms, corre 100 kms.
Sólo tú mandas en tí.
Glups, que integrista me ha quedao..
En fin, disfruta.
Paz !

German Alonso dijo...

Wild_ Intento olvidarme del mundo contínuamente, pero me persigue. Creo que tendré que correr más rápido que él. Gracias.

Lucas_ Dicen que la felicidad se encuentra en la propia búsqueda de esta y en disfrutar cada momento. Yo también me enciendo con los "deberías hacer...". Y si estamos locos, por algo será. Gracias y bienvenido al blog.

Syl dijo...

Que digan lo que les salga de los cojones...esta es la frase que guía mi vida...si no la pensase así, yo dejaría de ser yo y no quiero.

Me ha gustado mucho el párrafo del Dean (¿no se parecerá al James, no?...es que si es así le escribo yo también). Es coña.

Besitos German...y a seguir corriendo, sin que te entiendan.

German Alonso dijo...

Sylvie_ Gracias por los ánimos pero en esta sociedad cada vez es más difícil ser uno mismo y la lucha contra lo establecido se vuelve más dura con los años. Correr es lo único que puedo controlar y me mantiene con los pies en la tierra.

De nuevo, gracias.

P.D. Parecido, parecido a James, creo que no. Este es mucho más raro.

SlowPepe dijo...

Germancete, no olvides que los locos son ellos, que se quedan en casa, con el culo pegado al sofá, viendo telebasura, comiendo algo especialmente grasiento y bebiendo refrescos con mucho azúcar sin parar.

Y suscribo todo lo que he leído, post y comentarios. Haz lo que te parezca, porque siempre será lo mejor.

Un fuerte abrazo.

PD. Entre Ronaldinho, el Papa y Karnazes me quedo con este último. ¡¡¡Qué envidia me das!!!

nando75 dijo...

Muy buenas reflexiones. Haz lo que tu cuerpo y tú mente te diga. No dejes que nadie opine sobre cómo tienes que hacer las cosas que te llenan.

Hay que empezar a pensar que los raros son ellos y no nosotros por hacer cosas que nos gustan.

Sigue así.
Un saludo

Cristina Redondo dijo...

no eres raro, a mi también se me cae la casa encima y tengo que salir a hacer algo a fuera, yo también tengo esa necesidad imperiosa de hacer deporte en según que momentos, o de ir más rápido ...yo creo que es normal pero el hecho de vivirlo de una manera u otra es lo que nos hace sentirnos más raros , más diferentes a los demás...pero no es así...a todos nos pasa...besos!